Rol de la emoción en la conducta alimentaria

Las emociones tendrían un rol en la elección, calidad y

cantidad de alimentos ingeridos, lo que llevaría al aumento

o disminución del peso corporal. La relación entre las

emociones y la conducta alimentaria es bidireccional y es

dependiente del contexto, de la variabilidad de la emoción

en cuanto a su valencia, excitación e intensidad, así como

de la variabilidad fisiológica del sujeto. Dentro del contexto

de la obesidad, se ha descrito el concepto del “comedor

emocional” como aquel individuo que utiliza los alimentos

como un mecanismo disfuncional para afrontar sus emociones

negativas (ira, apatía, frustraciones, entre otras). Estas

emociones negativas estarían más presentes en situaciones

de alto estrés percibido, lo que conllevaría al aumento de

la ingesta de alimentos llamados “reconfortantes”, como

lo son aquellos altos en azúcares y grasas.

Rol de la emoción en la conducta alimentaria
.pdf
Download PDF • 145KB



461 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo